Campaña del mes


Campaña Septiembre 2008


  • Ilegalmente rubia
  • Read me
  • Botona
  • Glamorosa basofia
  • Bonjour pedazo de zoquete!
  • Delirios
  • Tenemos que hablar
  • Mujer gorda
  • Poco recomendable
  • Yo... la peor de todas
  • Yo necesito que vos pienses
  • AutoLiniers
  • Recorriendo el laberinto
  • Agarráte Catalina!
  • That's all I'm saying
  • Maguila
  • Baba de diablo
  • Pájaro en mano
  • Melquíades
  • Bebulan
  • Bien ahí
  • El té de las seis
  • I wanna be sedated


  • Manteca rancia...


    Verdades Diarias - El primer blog de Fran...


  • Blogdir
  • Claro
  • Frank Lourenço
  • Diccionarios
  • Te adopto
  • A.P.E.M.A
  • Travis On line
  • Televisión.com.ar
  • Ciencias de la Comunicación
  • Lola Complementos
  • Revista Alrededores
  • Facebook
  • Taringa!


  • Sponsors fiesteros...


    Locos y Derrochones...

    Blogger...

    Vamos! dilo de una buena vez...

    argentino.com.ar MaT está en
    Argentino.com.ar


    Estadisticas Gratis

    Fran en papel...





    "El" mail...


    Quejas, NO!

    viernes, mayo 13, 2005

    El hijo de la novia (1º parte)

    Mis viejos empezaron a llevarse mal cuando yo tenía 6 años masomenos. Pero por esas cosas de los padres, siguieron juntos, evitando la separación que tan bien hubiera venido. Podría decirse que mis viejos eran una pareja sólo para las afueras, y puertas para adentro eran buenos amigos y nada más.
    A mis 14 años me topé con mi viejo besando a una mina, y ahí la separación se fué haciendo un hecho rápidamente.
    Mi vieja sufrió mucho, pienso yo, que lo amaba o quién sabe que sentía por mi viejo. Él se fué a vivir con esa mina y con el tiempo, mi hermano también nos abandonó. No quedó otra que empezar a buscar vida. A laburarla desde cero.
    Tener a tus viejos separados ya es normal, pero los tenía separados y mal. Mi viejo tuvo sus primeros 2 infartos en esos años y mi vieja vivía sumida en una depresión por no tener a mi hermano viviendo con nosotros.
    Todo parecía ser como una semana de plena lluvía y frío, pero con un día de sol, que era cuando los sábados nos juntabamos a comer... Aunque debo admitir que al principio sólo se escuchaba como masticábamos y el golpe de los cubiertos.

    (Continuará)

    Derrochado x Fran a las
    12:02 a. m.