Campaña del mes


Campaña Septiembre 2008


  • Ilegalmente rubia
  • Read me
  • Botona
  • Glamorosa basofia
  • Bonjour pedazo de zoquete!
  • Delirios
  • Tenemos que hablar
  • Mujer gorda
  • Poco recomendable
  • Yo... la peor de todas
  • Yo necesito que vos pienses
  • AutoLiniers
  • Recorriendo el laberinto
  • Agarráte Catalina!
  • That's all I'm saying
  • Maguila
  • Baba de diablo
  • Pájaro en mano
  • Melquíades
  • Bebulan
  • Bien ahí
  • El té de las seis
  • I wanna be sedated


  • Manteca rancia...


    Verdades Diarias - El primer blog de Fran...


  • Blogdir
  • Claro
  • Frank Lourenço
  • Diccionarios
  • Te adopto
  • A.P.E.M.A
  • Travis On line
  • Televisión.com.ar
  • Ciencias de la Comunicación
  • Lola Complementos
  • Revista Alrededores
  • Facebook
  • Taringa!


  • Sponsors fiesteros...


    Locos y Derrochones...

    Blogger...

    Vamos! dilo de una buena vez...

    argentino.com.ar MaT está en
    Argentino.com.ar


    Estadisticas Gratis

    Fran en papel...





    "El" mail...


    Quejas, NO!

    jueves, junio 19, 2008

    Fran preso 2

    El oficial había leído mis derechos casi sin tomar aire. Había sentenciado en mí montón de dudas sobre mi destino corto y había logrado que los testigos, a pesar de sus pocas ganas de figurar, dieran el bendito testimonio. Los artículos eran varios y casi todos hablaban de lo mismo. En un momento hasta se mencionó a mi abogado y si tenía carencia de éste podía solicitar uno al Estado. Resumiendo: como en las películas, con la diferencia que ni yo era Colin Farrell ni los policías eran Mel Gibson y Danny Glover. ¡Y menos mal!

    Finalmente llegó el momento de irnos. La moto había quedado a la custodia de un policía de esos que andan caminando lentamente todo el día con las manos apretadamente guardadas en los bolsillos. La moto (una Yamaha bastante pulenta -¿?) mostraba su rueda delantera bloqueada y contra el cuadro. O como dije yo en voz alta delante de los canas: "e' la moto quedó re mal, pero re bien". En ese momento había comenzado a adquirir un lenguaje tumbero, como bien me dijeron después cuando respondí un sms del sig. modo: "Todo tranca, vos quedate piola".

    El auto tuve que llevarlo a la playa judicial de la Comisaría 33, allá por Juramento pasando Libertador. También tuve la suerte de que el auto no estaba mal como para que lo lleve una grúa, sino me moría de la angustia, y mediante autorización de los que aplican el poder pude llevarlo yo mismo, siguiendo detrás a la patrulla de la comisaría con número de campeonatos ganados por River Plate. Ejem.
    Está de más decir que más que nunca seguí al pie de la letra las normativas y cumplí toda reglamentación vial. Como siempre, para qué mentirles.

    Del desarmadero ese, donde se visualizaban autos viejos encima de coches quemados y de restos de fierros, y donde quedó mi bello auto color celeste metalizado, fui a parar al destacamento, llevado en el carro policial y sentado atrás, tras el enjaulado que estos vehículos tienen. Es curioso como la gente mira siempre quienes van dentro de los patrulleros: para comenzar buscan con la mirada al conductor y al acompañante (que me ofreció fumar porque después no podría) y continuadamente a quién hace las veces de prisionero de la ley. En este caso yo, que me sentía como Máxima de Holanda paseando por su callecitas adornadas de holandecitos y mierditas del primer mundo (permítanme discrepar contra la burguesía, ahora era un rehén de la justicia)

    Mis primeros momentos en "la 33" fueron dedicados a dar mis datos, a contarles al paso una y otra vez lo sucedido, a decir mil veces cuál era mi apellido y a llamar a mi casa. Tenía derecho a una llamada, y sinceramente no daba ponerme a llamar a amistades para decirles: "Che bolóh, no sabé' lo que me pasó!", no, tenía que llamar al Apah y contarle todo y rogarle que haga usos de sus poderes y me saque de ese espantoso hueco de color verde con olor a grasa de auto. No fue así. Tampoco mi viejo murió infartado al saber la noticia (que era lo que más temía) pero tampoco me preguntó como estaba yo. En realidad en ningún momento nadie quiso saber cómo estaba YO, sólo importaba que el gordo maicena con leche condensada estuviera bien. O no.

    Después de dar nuevamente mis datos que fueron ingresados en un sistema, fui a parar a una guardia que sería mi "Calabozo Vip" y donde encontraría a mi primera compañía que sería una anciana llamada Marta sin H Carmén que haríamos una dupla incomparable (?).

    Cuando el aire se cortaba con tijera (!!!) una voz ronca dijo: 'Venga, traiga sus manitos, es hora de pintarle los dedos para su prontuario...'

    Ahí tuve dos reacciones inmediatas: 1) mensajear a mi soul mate y decirle: Me están pintando los dedos, me muero de la emoción y 2) desmayarme.

    (Continuará)

    Etiquetas: ,

    Derrochado x Fran a las 11:19 p. m.  

    viernes, junio 13, 2008

    Fran preso

    Yo antes de mi cumpleaños tengo una semana previa del orto. Es malísima, paso por mares de llantos, de risa, de emoción, de odio y bronca... picos anímicos en sí; y este año vaticiné que esta semana previa sería la peor de todas... Aun así no, me equivoqué, se dio todo de una manera normal (como a mi me gusta) y hasta llegué a planear el festejo de mi cumple (años anteriores era lo peor que me podía suceder) pero por motivos varios tuve que abortar la idea y dosificar:
    jueves, cena en Barracas, viernes cena y capaz cine con
    Botona, sábado 14 (el día de mi natalicio) light en casa con algún invitado de la flia., llamados, sms, mails, etc y domingo laburar hasta las 20hs. y después irme a comer un guiso de lentejas con marihuana que mi amigo Andrés ofreció hacer (?) para amigos del colegio y aprovechar para festejar mis 28.
    Sin embargo esta semana no podía ser del todo normal, sepan que me las ingenio para dar que hablar, de alguna u otra manera...

    El jueves transcurría normal: el técnico cambiaba el motor quemado de la heladera, el perro amenazaba con comerse al sr. que mostraba su cuenca anal, yo desayunaba a escondidas en mi cuarto y con Botona decidíamos ir el viernes a un cine barato de Florida dónde seguro veríamos dos películas al precio de una, pero que una sería Duro de matar. Pésimo.
    El mismo día también decidí ir con el auto a la facultad porque de ahí me iba a Barracas a comer y a chusmear unas picanteces que ni puedo reproducir. Y así fue como habiendo pasado una cuadra a Juramento y sobre Cabildo paro en un semáforo, mientras mis cuerdas vocales tocaban las notas de Disco Inferno (porque tengo una semana sumamente Disco y no paro de bailar) y cuando pongo primera para salir siento un PLLLUuUuuM fatal que me sacude al ritmo del tema de Fiebre de sábado a la noche.
    La primera reacción fue mirar por el espejo, pero créanme, no había nada ni nadie hasta que se divisó una mano que emergía de las bajezas de la calle para pedir ayuda. Yo de entrada empecé a putear por mi suerte y lo primero que hice (aparte de pensar en que mi viejo me partiría el resto del baúl en la cabeza) fue apagar el estéreo y dirigirme hacia un costado de la virulenta avenida.
    Tuve que acercarme al mogólico que con la moto me había chocado. Al mogólico que me había comido estando YO parado y que alegaba que yo había frenado de golpe (cuando repito: estaba en el semáforo) y al tarado imbécil conchudo de poca leche que no dejaba de mariconear por su piernita entumecida. Grandísimo hijo de puta sos obeso de 2 mts y te quejás por una motito encima de la pierna? Hacete hombre, puto traga polvos.

    Sepan disculpar.
    Aun así me controlé y le pedí que se calme que ya venía la ambulancia, que no se mueva, que deje de hacer tanto espamento porque le iba a pisar la cabeza con mis Converse blancas e iba a desparramar su poca materia gris hasta Plaza Italia. Finalmente llegó la policía, y posteriormente la ambulancia y créanme de nuevo que casi el cerdo se cae de la camilla cuando se lo llevaban.

    Cuando el gordo valor se fue, nos quedamos con los agentes chusmeando, hablando del siniestro, del hermoso día que había pero del viento fresco que se veía venir. A los minutos cayeron dos oficiales más y ya eramos 5 los que charlabamos como locos: que sí, que no, que es un boludo, un mogólico, una moto de mierda, que le voy a hacer un agujero, que vos estás imputado.
    Perdón, imputado YO? Me chocan y yo soy el imputado? Me están cargando? Chicos, tengo dos clases por delante, una cena en Barracas y una trasnoche de chismes hasta quedarme sin saliva Y UDS. ME DICEN QUE YO ESTOY IM-PU-TA-DO?
    No lo comprendí bien, hasta que los dos representantes de la ley que habían llegado último, llamaron a dos personas para que sean oyentes cuando se me leyeran mis derechos.
    Cuando me dijeron entre otras cosas: "tiene derecho a un abogado..." y "tiene derecho a una llamada", pensé: momento, qué mierda esta pasando acá?...

    (Continuará)

    Etiquetas: ,

    Derrochado x Fran a las 10:19 p. m.  

    lunes, junio 09, 2008

    ASJSjAJSSJjASD (?)

    (Recuerden que hay más de Fran en Revista Alrededores)

    Etiquetas:

    Derrochado x Fran a las 12:56 p. m.  

    lunes, junio 02, 2008

    Redactor

    Estaba pensando que este blog divinísimo ya tiene más de 4 años. Una locura. Y en 4 años hemos pasado por un montonazo de cosas y muchos de Uds. aun siguen leyéndome aunque ya no somos los 150 comentarios por semana o no batimos records de otras índoles. Cuestión que ayer pensaba que Uds. deben ser los lectores más apestosos del mundo, porque bueno, yo soy un cerdito que les cuenta desde cosas escatológicas hasta las aventuras más disparatadas de mi flia. (y recuerden que no conocen el blog secreto de Fran, sino se desmayan 5 veces por minuto) y siguen viniendo, les gusta, putos!... entonces: CÓMO no contarles a mis pedorros lectores que Fran estrenó columna de humor en una revista web? CÓMO no invitarlos a que sigan leyendo y aprovechen los contenidos de la misma? En fin, la invitación está hecha y los espero por ahí, igual nada... acá esta la posta.
    No, mentira, la posta está en otro blog, el misterioso.

    (Estén atentos a nuevas entregas antes que me den una patada en el culo)

    Etiquetas:

    Derrochado x Fran a las 4:23 p. m.