Campaña del mes


Campaña Septiembre 2008


  • Ilegalmente rubia
  • Read me
  • Botona
  • Glamorosa basofia
  • Bonjour pedazo de zoquete!
  • Delirios
  • Tenemos que hablar
  • Mujer gorda
  • Poco recomendable
  • Yo... la peor de todas
  • Yo necesito que vos pienses
  • AutoLiniers
  • Recorriendo el laberinto
  • Agarráte Catalina!
  • That's all I'm saying
  • Maguila
  • Baba de diablo
  • Pájaro en mano
  • Melquíades
  • Bebulan
  • Bien ahí
  • El té de las seis
  • I wanna be sedated


  • Manteca rancia...


    Verdades Diarias - El primer blog de Fran...


  • Blogdir
  • Claro
  • Frank Lourenço
  • Diccionarios
  • Te adopto
  • A.P.E.M.A
  • Travis On line
  • Televisión.com.ar
  • Ciencias de la Comunicación
  • Lola Complementos
  • Revista Alrededores
  • Facebook
  • Taringa!


  • Sponsors fiesteros...


    Locos y Derrochones...

    Blogger...

    Vamos! dilo de una buena vez...

    argentino.com.ar MaT está en
    Argentino.com.ar


    Estadisticas Gratis

    Fran en papel...





    "El" mail...


    Quejas, NO!

    viernes, junio 13, 2008

    Fran preso

    Yo antes de mi cumpleaños tengo una semana previa del orto. Es malísima, paso por mares de llantos, de risa, de emoción, de odio y bronca... picos anímicos en sí; y este año vaticiné que esta semana previa sería la peor de todas... Aun así no, me equivoqué, se dio todo de una manera normal (como a mi me gusta) y hasta llegué a planear el festejo de mi cumple (años anteriores era lo peor que me podía suceder) pero por motivos varios tuve que abortar la idea y dosificar:
    jueves, cena en Barracas, viernes cena y capaz cine con
    Botona, sábado 14 (el día de mi natalicio) light en casa con algún invitado de la flia., llamados, sms, mails, etc y domingo laburar hasta las 20hs. y después irme a comer un guiso de lentejas con marihuana que mi amigo Andrés ofreció hacer (?) para amigos del colegio y aprovechar para festejar mis 28.
    Sin embargo esta semana no podía ser del todo normal, sepan que me las ingenio para dar que hablar, de alguna u otra manera...

    El jueves transcurría normal: el técnico cambiaba el motor quemado de la heladera, el perro amenazaba con comerse al sr. que mostraba su cuenca anal, yo desayunaba a escondidas en mi cuarto y con Botona decidíamos ir el viernes a un cine barato de Florida dónde seguro veríamos dos películas al precio de una, pero que una sería Duro de matar. Pésimo.
    El mismo día también decidí ir con el auto a la facultad porque de ahí me iba a Barracas a comer y a chusmear unas picanteces que ni puedo reproducir. Y así fue como habiendo pasado una cuadra a Juramento y sobre Cabildo paro en un semáforo, mientras mis cuerdas vocales tocaban las notas de Disco Inferno (porque tengo una semana sumamente Disco y no paro de bailar) y cuando pongo primera para salir siento un PLLLUuUuuM fatal que me sacude al ritmo del tema de Fiebre de sábado a la noche.
    La primera reacción fue mirar por el espejo, pero créanme, no había nada ni nadie hasta que se divisó una mano que emergía de las bajezas de la calle para pedir ayuda. Yo de entrada empecé a putear por mi suerte y lo primero que hice (aparte de pensar en que mi viejo me partiría el resto del baúl en la cabeza) fue apagar el estéreo y dirigirme hacia un costado de la virulenta avenida.
    Tuve que acercarme al mogólico que con la moto me había chocado. Al mogólico que me había comido estando YO parado y que alegaba que yo había frenado de golpe (cuando repito: estaba en el semáforo) y al tarado imbécil conchudo de poca leche que no dejaba de mariconear por su piernita entumecida. Grandísimo hijo de puta sos obeso de 2 mts y te quejás por una motito encima de la pierna? Hacete hombre, puto traga polvos.

    Sepan disculpar.
    Aun así me controlé y le pedí que se calme que ya venía la ambulancia, que no se mueva, que deje de hacer tanto espamento porque le iba a pisar la cabeza con mis Converse blancas e iba a desparramar su poca materia gris hasta Plaza Italia. Finalmente llegó la policía, y posteriormente la ambulancia y créanme de nuevo que casi el cerdo se cae de la camilla cuando se lo llevaban.

    Cuando el gordo valor se fue, nos quedamos con los agentes chusmeando, hablando del siniestro, del hermoso día que había pero del viento fresco que se veía venir. A los minutos cayeron dos oficiales más y ya eramos 5 los que charlabamos como locos: que sí, que no, que es un boludo, un mogólico, una moto de mierda, que le voy a hacer un agujero, que vos estás imputado.
    Perdón, imputado YO? Me chocan y yo soy el imputado? Me están cargando? Chicos, tengo dos clases por delante, una cena en Barracas y una trasnoche de chismes hasta quedarme sin saliva Y UDS. ME DICEN QUE YO ESTOY IM-PU-TA-DO?
    No lo comprendí bien, hasta que los dos representantes de la ley que habían llegado último, llamaron a dos personas para que sean oyentes cuando se me leyeran mis derechos.
    Cuando me dijeron entre otras cosas: "tiene derecho a un abogado..." y "tiene derecho a una llamada", pensé: momento, qué mierda esta pasando acá?...

    (Continuará)

    Etiquetas: ,

    Derrochado x Fran a las 10:19 p. m.