Campaña del mes


Campaña Septiembre 2008


  • Ilegalmente rubia
  • Read me
  • Botona
  • Glamorosa basofia
  • Bonjour pedazo de zoquete!
  • Delirios
  • Tenemos que hablar
  • Mujer gorda
  • Poco recomendable
  • Yo... la peor de todas
  • Yo necesito que vos pienses
  • AutoLiniers
  • Recorriendo el laberinto
  • Agarráte Catalina!
  • That's all I'm saying
  • Maguila
  • Baba de diablo
  • Pájaro en mano
  • Melquíades
  • Bebulan
  • Bien ahí
  • El té de las seis
  • I wanna be sedated


  • Manteca rancia...


    Verdades Diarias - El primer blog de Fran...


  • Blogdir
  • Claro
  • Frank Lourenço
  • Diccionarios
  • Te adopto
  • A.P.E.M.A
  • Travis On line
  • Televisión.com.ar
  • Ciencias de la Comunicación
  • Lola Complementos
  • Revista Alrededores
  • Facebook
  • Taringa!


  • Sponsors fiesteros...


    Locos y Derrochones...

    Blogger...

    Vamos! dilo de una buena vez...

    argentino.com.ar MaT está en
    Argentino.com.ar


    Estadisticas Gratis

    Fran en papel...





    "El" mail...


    Quejas, NO!

    lunes, marzo 10, 2008

    Sebastián ronca

    Dos líneas ejes para entender de qué hablo:
    *Me fumé un churro bañado en chocolate.
    *Mi hermano encontró otro modo de fastidiarme.

    Hace unas semanas, entre dormido, escuché que mi hermano había desarrollado un nuevo tipo de ronquido. Algo casi fatal para los oyentes. Pero pasó... uno podía hacerse el boludo y palmar de nuevo.

    Anoche, debo confesar que me fui a dormir bajo los efectos químicos de alguna planta. Previamente me bajé una botella de Coca Cola Zero (evitando las calorías), salí a ver las estrellas (se estaba nublando), lavé un slip verde y cuando vi la cama, deliciosamente bien armada, opté por no dilatar* más e irme a dormir. No puedo explicar la sensación terrible que conllevaba estar acostado escuchando un poco a Isabel Pantoja, un tema mortal de Keane y conociendo algo de Bajo Fondo más estar re loco. No entendía un pirulo y ya eran las 3 de la mañana... o más, o no sé... lo bueno es que me dormí.

    Cuando los palitos digitales del reloj formaban las 5.34, volví violentamente del mundo onírico para caer en la cruel realidad de la noche en mi cuarto: Mi hno. roncaba como serruchándome el húmero, como golpeándome a martillazos la rótula, como clavándome destornilladores en la frente. Es increíble como este chabón de poca monta ronca y no sé por qué pero no puedo despertarlo, me da miedo que pegue un salto o que se atragante con su saliva o que me putee fulero. No sé que hacer. Entonces me la pasé media hora en la cama retorciéndome, pensando qué mierda hacer, torturándome por la dicha de la puta vida que me había tocado y sintiendo como mi mal humor crecía en cada minuto. Realmente, a esas horas, la desesperacion parece ser más macabra, parece apretar más.
    Entonces tosí repetidamente bien fuerte. Nada. Estornudé falsamente 3 veces, con suma exageracion. Nada. Reté al perro sin motivos y... nada.
    Me quería morir, era lo mejor que me podía pasar.
    A las 6.07 me levanté, algo tenía que hacer y lavarme la cara, mear y tomar más gaseosa o agua era el plan ideal. Obviamente nada de esto podía salir como correspondía, ni bien salgo de mi cuarto me llevé puesto al pedazo de animal que tengo como mascota, terminé perdiendo el control de mi descontrolado cuerpo para no pisar aun más al bicho y concluí dándome con la cabeza en el marco de alguna puerta. El chichón que enseguida asomó tenía vida propia.
    Para todo esto mi vieja cagándome a pedos por el quilombo que hice. Qué incomprendido.

    Me tomé mi tiempo. En el baño aproveché a buscar alguna cana en mi nuevo corte de pelo, me senté en el inodoro con la tapa baja y leí un poco la revista Viva y limpie el espejo con papel higiénico. En la cocina sólo bebí agua y me tomé una aspirina, ya se me partía la cabeza. Creo que fumar cosas malas me provoca dolor de cabeza.

    Finalmente volví a mi cuarto, tratando de no romperme la cabeza de nuevo, intentando no pisar al perro o al gato y no queriendo despertar la ira de mi madre. Cuando llegué a mis aposentos, me recosté y respiré hondo y apenas cerré los ojos mi hermano tosió, estornudó 3 veces, se dio vuelta y comenzó a roncar de nuevo...

    *Mi intima amiga
    Botona dice que lo mejor es jamás dilatar.

    (De chico le tapaba la nariz y la boca... ahora me puede llegar a matar)

    Etiquetas:

    Derrochado x Fran a las 6:14 p. m.