Campaña del mes


Campaña Septiembre 2008


  • Ilegalmente rubia
  • Read me
  • Botona
  • Glamorosa basofia
  • Bonjour pedazo de zoquete!
  • Delirios
  • Tenemos que hablar
  • Mujer gorda
  • Poco recomendable
  • Yo... la peor de todas
  • Yo necesito que vos pienses
  • AutoLiniers
  • Recorriendo el laberinto
  • Agarráte Catalina!
  • That's all I'm saying
  • Maguila
  • Baba de diablo
  • Pájaro en mano
  • Melquíades
  • Bebulan
  • Bien ahí
  • El té de las seis
  • I wanna be sedated


  • Manteca rancia...


    Verdades Diarias - El primer blog de Fran...


  • Blogdir
  • Claro
  • Frank Lourenço
  • Diccionarios
  • Te adopto
  • A.P.E.M.A
  • Travis On line
  • Televisión.com.ar
  • Ciencias de la Comunicación
  • Lola Complementos
  • Revista Alrededores
  • Facebook
  • Taringa!


  • Sponsors fiesteros...


    Locos y Derrochones...

    Blogger...

    Vamos! dilo de una buena vez...

    argentino.com.ar MaT está en
    Argentino.com.ar


    Estadisticas Gratis

    Fran en papel...





    "El" mail...


    Quejas, NO!

    viernes, marzo 13, 2009

    Negrito mío

    Hace aproximadamente un mes llegaron nuevos vecinos y eso siempre provoca ansiedad en los ya habitantes establecidos por conocer a estas novedades de personas. La cuestión es que mis nuevos vecinos son una joven parejita de novios, o mejor dicho concubinos, que comienzan a experimentar la vida de a dos bajo un mismo techo.

    Ella es petisa, un poco culona y de piernas gruesas. También tiene las tetas como si durante años hubiera usado sostenes con forma de cono, como usaba Madonna a principios de los 90's, y por lo general usa remeras color blanco cuello en V. Tiene cutis graso, un poco de granos y se delinea pesimamente los ojos. Muchas veces la veo llegar en su triste 504 que no lo estaciona, lo tira lo más cerca del cordón de la vereda (como hago yo, para qué negarlo) y pienso: ¿cómo ésta enana culo lleno de caca OSA dejar ese cacharro donde YO dejo al mío? y me cuestiono demás cosas como: ¿Acaso ésta infame no se da cuenta que hay un derecho vecinal que pagar, que hay un escalonamiento social y que debería respetarlo a rajatablas? ¿Es ésta chica una rebelde sin causa y viene a revolear ese culo cuadrado por los costados de mi hogar? ¿Quiere que la queramos? ¿Necesitará una tacita de azúcar? En fin, eso y más.

    La otra arista de este tema es él. Dios mío. Él es alto como una torre de esas que están armando en Puerto Madero (que están preciosas), es frondoso como un bosque de pinos salvajes y de aromas iracundos... Él, señores, es negro: Negro como el ébano, como una bananita dolca y negro como el más oscuro de mis deseos.
    Entonces a su color, su cuerpo y su altura, se suman características tales como que viste ropas bien de verano, llenas de color, y siempre se lo ve con una radiante y gigante sonrisa blanco marfil dibujada en su rostro donde sólo pueden resaltar esos dientes tallados a mano por algún hombre del Renacimiento. Él sonríe y a mi el cielo se me cae a pedazos; el sonríe y yo me mojo los calzones y no hay forma de quitarles las manchas. Él camina y yo me desespero tanto que empiezo a temblar, comienza a caerse baba sin límites de mi boca semi abierta y los ojos se me van para atrás. Él es todo y vive a metros de mi habitación.

    El otro día, sin ir mas lejos, yo entraba de sacar la basura - en patas, remera con agujeros y cortos de fútbol (?)- y al querer cerrar la reja de afuera él se detuvo frente a mis ojos y me pidió con los suyos si podia dejarlo pasar (a mi vida)... PARA QUÉ! No me alcanzaban las palabras para decirle que no sólo lo dejaba pasar, sino que yo le cerraba la puerta, que yo lo alcanzaba hasta su depto y si era posible le cargaba la bici en mis hombros y con mi otro brazo lo levantaba a él para que no gastara energía en caminar (Keyword: bici)
    Pero claro, los negros son pura energía y creo que mi cara de libidinoso lleno de pajerismo, se noto con furia... lo cual mucho no me interesó.

    Ayer pasó por mi ventana y justo yo estaba detrás de la cortina chusmeando como estaba el cielo (?). Cuando lo vi no hubo cielo que existiera y más cuando noté con nerviosismo que con disimulo se estaba rascando las bolas. MI DIOS. Que sé yo, uno cuando se rasca lo hace con dos dedos, o con la mano así desprolijamente... pero mi negro se rascaba con toda la mano y no le alcanza. NO-LE-AL-CAN-ZA-BA!
    Yo no sé, pero dudo que pueda sobrevivir más días sin accederle carnalmente de algún modo.

    Hoy me lo cruce en un pasillo. Él iba de musculosa amarilla con rayas negras y de una bermudas llenas de color, al tono. Sus brazos tan negros como dorados y sumamente tonificados. Sus labios dos canoas hinchadas de tanta agua de río. Yo de ojotas rotas, remerón onda de los 80's y jean con cierre abierto porque no cerraba de la obesidad que me afecta hace 28 años. Pensé: yo ya mismo le hago conocer mis espectativas de vida con él, de algún modo, pero lo hago y me salió: - Hay que pagar el corte del pasto, después si querés dejame la guita en el buzón - y me fui chancleteando rápido con la vista perdida.
    Él me sonrió, dijo algo que no comprendí y de golpe apareció la conchuda diciendo: - jejeje pasa que él habla portugués y no te entiende y bla bla bla... - y ahí mismo casi le tiro a ella ácido en la cara y a él le tiro una caja de papel picado encima y lo enfiesto de tal manera que no hubiera tenido nombre.

    Etiquetas:

    Derrochado x Fran a las 8:58 p. m.