Campaña del mes


Campaña Septiembre 2008


  • Ilegalmente rubia
  • Read me
  • Botona
  • Glamorosa basofia
  • Bonjour pedazo de zoquete!
  • Delirios
  • Tenemos que hablar
  • Mujer gorda
  • Poco recomendable
  • Yo... la peor de todas
  • Yo necesito que vos pienses
  • AutoLiniers
  • Recorriendo el laberinto
  • Agarráte Catalina!
  • That's all I'm saying
  • Maguila
  • Baba de diablo
  • Pájaro en mano
  • Melquíades
  • Bebulan
  • Bien ahí
  • El té de las seis
  • I wanna be sedated


  • Manteca rancia...


    Verdades Diarias - El primer blog de Fran...


  • Blogdir
  • Claro
  • Frank Lourenço
  • Diccionarios
  • Te adopto
  • A.P.E.M.A
  • Travis On line
  • Televisión.com.ar
  • Ciencias de la Comunicación
  • Lola Complementos
  • Revista Alrededores
  • Facebook
  • Taringa!


  • Sponsors fiesteros...


    Locos y Derrochones...

    Blogger...

    Vamos! dilo de una buena vez...

    argentino.com.ar MaT está en
    Argentino.com.ar


    Estadisticas Gratis

    Fran en papel...





    "El" mail...


    Quejas, NO!

    jueves, abril 02, 2009

    Mi boom

    Muchas veces, cuando se es chico, uno se transforma en una especie de monigote de los padres o descrubre que haciendo determinadas monerías se logra ganar el cariño, la aceptación o la risa de los adultos. También, estas puestas en escena claramente se relacionan a una competencia sana con los hermanos o demás niños de la familia.
    Tras una serie de actuaciones, el niño es capaz incluso de hacer mejoras constantes y además percibe que animándose a nuevas palabras, morisquetas o a sorprender con el acting en momentos insospechados, logrará óptima adhesión e irá fortaleciendo paso a paso su identidad.

    Algunos salen actores. Otros quedan idiotas. Otros, como yo, recuerdan con cierta vergüenza momentos terribles de la niñez y aceptan que en el pasado quedaron y que ahora la misión es repetir lo mismo con otros nenes.

    Entre las paparruchadas que me mande, se puede encontrar una que le costó a mi abuela sacrificar su misteriosa parsimonia: Había ideado una lluvia de pétalos de jazmines, que secretamente recolectaba durante la tarde mientras todos dormían, pelando por día una planta y media. La lluvia de pétalos recaía sobre las miradas absortas de mis tías, de mis viejos y otros, acompañada por una canción que había inventado y que decía a los gritos y repetitivamente: OYETT!
    Nunca supe la razón de eso, pero sí comprendí que a las plantas había que cuidarlas o vérselas de nuevo con las amenazas de mi abuela, tales como: no venís más. BUAH.

    Supe también bailar una canción carioca, bien tropical y simulaba tener en mi cabeza miles y miles de frutas de llamativos colores y texturas. Mi vieja lloraba de la risa y me hacia repetirlo para quien osara entrar a mi casa. Los invitados miraban y disimulaban una sonrisa, que por cierto: mientras yo bailaba notaba la falsedad de sus rictus.

    Así mismo contaba chistes, sin malas palabras ni gestos obsenos. Hacia jueguitos con una pelota de tenis y un palo de escoba. Jugaba un híbrido de baseball con la varilla de una cortina y una pelotita de ping pong - ahí se dieron cuenta que en tenis me iría bien -. Escribía mi nombre al derecho y además rompía records con cualquier yo-yo.

    Sin embargo nada de esto fue mi boom. Mi especialidad residía en unir las manos, apretándolas fuerte y entrelazando cada dedo, para luego mecerlas de lado a lado de mi cabeza. Eso lo había aprendido a los 3 años, en 1983, y cuando lo hacia mi sonrisa era más grande que nunca; y para identificar la morisqueta, mis viejos me presentaban así:

    - ¡Dale, dale, hace como Alfonsín!

    Etiquetas: ,

    Derrochado x Fran a las 12:25 a. m.